Ubicación del bonsái

En primer lugar, hay que saber que no existe una orientación óptima para los bonsáis de forma genérica, ya que según la especie tolerará una irradiación u otra. En cualquier caso, siempre debe estar al exterior, como ya se explicó en la entrada de árboles de interior y exterior.

¿Dónde ubicar un bonsái?

Bien, lo primero es saber las necesidades de la especie de bonsái en concreto para poder aplicar la lógica y buscar una orientación lo más acertada posible. Lo hay que evitar a toda costa es ir moviendo el bonsái de una orientación a otra, siempre tiene que estar en el mismo sitio y en todo caso podemos darle la vuelta cada varias semanas para que reciba luz de forma uniforme.

La trayectoria del sol

trayectoria del sol
Trayectoria del sol

Para entender cuál es la ubicación más razonable es necesario conocer que movimiento sigue el sol durante las distintas estaciones del año.

Como podemos observar en la imagen, el sol presenta una inclinación hacia el sur, que se acentúa más en invierno. Esto significa que en una ubicación norte, nunca va a dar el sol de forma directa y no podremos situar un bonsái con unas necesidades lumínicas altas. De esto también podemos extraer que la orientación con mayor cantidad de luz será aquella que esté hacia el sur.

El sol amanece por el este y se esconde por el oeste (poniente), por lo que en una orientación este tendremos sol directo por la mañana y en una oeste sol directo por la tarde. Teniendo esto en consideración evitaremos posicionar especies que no toleren tanto el sol directo en una orientación oeste. ¿Y eso por qué?. Pues porque el sol de la tarde es muy fuerte en verano, pudiendo llegar a causar hojas quemadas en las especies menos tolerantes a la fuerte irradiación.

Hay que evitar una orientación oeste o sur?

No, para nada, hay que evitarlo con las especies menos resistentes al calor y a la irradiación solar. Por otro lado un olivo, un algarrabo o un junípero pueden aguantar en esta orientación sin nigún tipo de problema. Por eso lo que hay que conocer es que tipo de bonsái tenemos y que necesidades tiene, en aras de poder adecuar al máximo la ubicación.

¿Dónde situar un bonsái en invierno?

Aquí de nuevo la respuesta es: “depende”. No es lo mismo el clima de Valencia que el de Madrid, por poner un ejemplo. Y tampoco es lo mismo un pino que un ficus. En un sitio que no baje de 0 grados en invierno, no debemos preocuparnos por el frío, ya que no corremos ningún riesgo de heladas. En cambio, si tenemos un ficus en Madrid, si debemos buscar un lugar más resguardado para evitar la congelación del bonsái, pero nunca en el interior de una casa.

Otras especies como los juníperos pueden soportar temperaturas extremas, incluso nevadas, sin mayor problema. Por lo que no hay que preocuparse por el frío, sino por saber si la especie en concreto tolera las heladas o no. De hecho la caída de las temperaturas es buena para el bonsái, ya que algunos árboles, como los arces, necesitan sentir el frío para poder tener un buen descanso invernal. Y no solo eso, las inclemencias del tiempo fortalecen a los árboles, forzándolos a endurecer las hojas y la corteza del tronco.

Conclusiones finales

Como norma general , la mayoría de especies de bonsái funcionarán bien en una orientación este, ya que recibe al recibir sol directo por la mañana, tendrá suficientes horas de luz para poder hacer la fotosíntesis. Por otro lado una ubicación sur u oeste, a pesar de recibir una irradiación solar muy potente, puede ser muy apto para cultivar bonsáis que toleren grandes cantidades de luz como olivos, algarrobos, juníperos, pyracanthas.

No colocar el bonsái un sitio por defecto, sino aplicar la lógica y entender el porque debe estar en una orientación y no otra.

Comentarios cerrados.