Naranjo bonsái

fortunella hindsii

Los naranjos enanos o kumquat son árboles subtropicales de pequeño porte, originarios de China.

Son bonsáis perennes, muy valorados por su bonita y fragante floración,que se produce entre mayo-agosto, y que posteriormente se convierten en pequeñas naranjas con un gran valor ornamental.

La especies más comunes para cultivar como bonsái pertenecen al género fortunella, y en concreto f. hindsii, y a aunque son muy parecidas a los citrus, el fruto de la fortunella es más pequeño.

La fortunella hindsii es la especie con la fruta más pequeña dentro del género fortunella y en Japón recibe el nombre de kinzu.

Cuidados de un naranjo enano

Los kumquat son árboles de mantenimiento bastante fácil que prosperan mejor en sitios cálidos. No obstante, pueden soportar temperaturas de hasta -5 grados Celsius, siempre y cuando sea algo puntual.

En general no se recomienda su cultivo en zonas donde sea muy frecuente que las temperaturas desciendan de 0 grados.

Ubicación de un bonsái de naranjo

Los naranjos enanos pueden estar orientados tanto en una orientación a pleno sol como a media sombra.

Cuanta más luz mejor, ya que el crecimiento será más rápido y vigoroso, y además la floración será más abundante.

También puede utilizarse como bonsái de interior en las zonas en las que el invierno sea bastante frío, siempre y cuando la ilumación sea muy elevada. En cualquier caso siempre será mejor una ubicación al exterior.

Riego de un naranjo bonsái

Los naranjos no presentan ninguna particularidad en cuanto al riego. Su tolerancia a la sequía es media, y deberemos regar en cuanto el sustrato comience a secarse por la parte superficial.

Trasplante de un bonsái de naranjo

Las fortunellas son árboles bastante tardíos y comienzan a brotar con la primavera ya entrada. El trasplante se debe realizar justo antes de que arranque el crecimiento.

Son árboles perennes, por lo que la poda de las raíces no puede ser excesivamente drástica, aunque perfectamente podemos cortar más de la mitad de las raíces, o incluso más en los ejemplares con un buen estado de salud.

Es bastante importante proteger al bonsái después del trasplante, porque las raíces más jóvenes son más sensibles a las heladas. Para evitar disgustos, pondremos musgo esfagno por encima de la tierra y ubicaremos el bonsái en un sitio sombreado y alejado de las corrientes de aire.

No son muy exigentes en cuanto al tipo de sustrato, de tal forma que lo más importante es que éste sea drenante y tenga capacidad para retener agua. Por ejemplo akadama al 100%, akadama y kiryu al 70-30, akadama y pomice a partes iguales…

Abonado de un bonsái de naranjo enano

En los bonsáis que producen flores y frutos es más importante el abono, de cara a conseguir una floración más abundante.

Aportaremos un fertilizante rico en nitrógeno durante los primeros meses de primavera y verano para conseguir un buen crecimiento vegetativo. En otoño reduciremos la dosis de nitrógeno y aumentaremos el fósforo y el potasio, ya que estos son los responsables de conseguir una abundante floración y fructificación.

Poda de un naranjo bonsái

Las fortunellas son plantas de un crecimiento muy lento, de tal manera que en los ejemplares más jóvenes dejaremos tirasavias para que engorden las ramas y el tronco.

Las fortunellas tienen un crecimiento muy vertical en sus brotes, por lo que primero dejaremos que crezca, y cuando el grosor sea suficiente cortaremos dejando 3-4 hojas. Una vez podado, alambraremos las ramas para corregir el crecimiento hacia arriba.

En los bonsáis que estén muy avanzados, cortaremos los primeros brotes cuando aún estén tiernos. De esta forma forzaremos al bonsái a reducir la hoja y emitir una segunda brotación interna.

Defoliado de un naranjo bonsái

En primer lugar, hay que tener claro que el defoliado es una técnica muy estresante para el árbol y que solamente se debe realizar en aquellos ejemplares que gocen de buena salud. El momento para hacerlo será en verano, ya que en este momento el flujo de savia es muy alto y pronto se formarán nuevas hojas y brotes.

Enfermedades de la fortunella hindsii

Es un árbol que no suele presentar problemas de plagas ni enfermedades. Seguiremos el tratamiento preventivo como en el resto de árboles y prestaremos especial atención a la humedad, ya que los hongos es el mayor peligro para nuestro naranjito.

Comentarios cerrados.