Mirto bonsai

El mirto (myrtus communis) o arrayán es un arbusto perenne de origen mediterráneo, que puede llegar a medir 3-4 metros en situaciones favorables. Se trata de una especie muy aromática, que produce unas preciosas flores blancas entre julio y agosto (en el hemisferio norte), que posteriormente se convierten en unas bayas carnosas de color morado.

La variedad más recomendada es la subespecie tarentina, que tiene un tamaño de hoja aún menor.

flor de mirto

Cuidados de un mirto bonsái

El arrayán es una planta muy resistente, con gran capacidad de adaptación. Su hábitat natural es el litoral mediterráneo, y en especial las zonas menos secas. Dado su tamaño tan reducido de las hojas y su facilidad para ramificar, se considera una especie excelente para ser cultivada en maceta.

Riego del bonsái de mirto

Tolera medianamente bienla sequía, dado que puede vivir de forma natural en zonas con una precipitaciones medias anuales de 400 mm o incluso menores. De forma que evitaremos encharcamientos en el sustrato y solo regaremos cuando la parte superficial de la tierra esté seca.

Ubicación del mirto bonsái

Lo ideal es una orientación a pleno sol, ya que prefieren de gran cantidad de luz para un desarrollo óptimo. Sin embargo puede adaptarse a una ubicación a semisombra. En cualquier caso, en aras de reducir la hoja, intentaremos buscar un sitio lo más soleado posible, ya que también repercutirá en una grosor de la hoja mayor.

Poda del mirto bonsái

El mirto es un arbusto con una capacidad para rebrotar espectacular, incluso cuando es víctima de un incendio en sus zonas de origen. Por esta razón, no hay que tener miedo de cortar gran cantidad de ramas para rehacer la estructura del árbol, ya que si el árbol se encuentra vigoroso, en poco tiempo volverá a formar nuevos brotes.

De todas formas, las podas drásticas es recomendable hacerlas a finales del invierno, cuando el flujo de savia es menor.

Trasplante y sustrato de un bonsái de mirto

Se trata de una especie muy vigorosa que tolera bastante bien la poda de raíces. Si la poda radical es demasiado fuerte podemos compensarlo defoliando total o parcialmente el árbol. Después ubicaremos al bonsái en un sitio protegido de las corrientes de aire y del sol directo hasta que comience a brotar

El mirto no es exigente en cuanto al tipo de suelo, puede vivir en arenales, terrenos rocosos, granitos…

De tal forma que el objetivo principal debe ser un sustrato con cierta capacidad de retención de agua y que sea muy drenante. Podría plantarse perfectamente en akadama al 100%, pero también podemos aportar un poco de pómice en climas más húmedos.

Abonado de un mirto bonsái

Emplearemos abono orgánico de liberación prolongada durante toda la etapa de crecimiento, ya que no hay que olvidar que estamos cultivando los árboles en un sustrato inerte. Para potenciar el crecimiento vegetativo, sobre todo en ejemplares jóvenes, debemos aportar también abono químico rico en nitrógeno, que potenciará la creación de yemas y de hojas.

fruto de myrtus communis

Cómo hacer esquejes de mirto

Para conseguir un nuevo ejemplar desde esqueje, recolectaremos estaquillas semi-leñosas y las plantaremos en un sustrato suelto. Para conseguir un mayor porcentaje de éxito, ubicaremos los esquejes en un sitio con una temperatura cálida.

Según (Pignatti y Crobeddu, 2005). Klein et al. (2000), se consiguen mejores resultados con estaquillas recolectadas entre diciembre- febrero.

Mirto bonsái desde yamadori

Recuperar árboles de la naturaleza es una práctica cada vez más común en el mundo del bonsái, por la facilidad de conseguir árboles con cierto calibre. Desde bonsaicuidados, rechazamos arrancar árboles de la naturaleza, ya que además de constituir un expolio forestal va en contra de la la legislación vigente en muchos países de Europa.

No obstante, lo que podemos hacer es plantar árboles jóvenes en nuestro huerto privado para conseguir un crecimiento más rápido. Además, debido a la facilidad que tienen los arrayanes para enraizar, no corremos ningún riesgo a la hora de pasar el árbol del suelo a la maceta.

Comentarios cerrados.